martes, junio 06, 2006

 

Esperanzas


Esperanzas...
Nunca olvidadas y siempre soñadas.
Acunadas con sueños de vida, amor y tiempo...
Sembradas en yermas tierras ya lejanas.
Esperanzas...
Anudadas en viejos rosales repletos de añoranzas .
Os regaré con vinos nuevos y volveréis a embriagar mi alma.

domingo, mayo 28, 2006

 
Hay una delicadeza especial en las flores silvestres.

Es como si en ellas, la Madre Tierra, quisiera mostrar la más bella filigrana realizada en las horas más plenas.

Adornarse con las joyas nacidas de su amor por la lluvia y el sol, la luz y las estrellas.

Y regalarnos con colores que encierran un minúsculo universo.

Sí, hay una belleza sin par en esas flores escondidas que con tanto amor parió la Tierra.


sábado, abril 22, 2006

 

Volando


Volar y soñar.
Contemplar el mar, los bosques de castaños, los magnolios, los lirios y las camelias mientras el alma se llena de esperanza y sosiego, y el corazón sueña con nunca marchar.
Dibujar el azul con palabras secretas y jugar con las nubes más bellas.
Lanzarse en picado hasta robarle al agua un pez plateado dejándole en prenda una estela.
Posarse en el palo más alto del grácil velero y hacerse a la mar.
Regresar con el viento a favor, planeando dichosa y sin prisa en llegar.
Soñar en sentirse gaviota sobrevolando un mar...

martes, marzo 21, 2006

 

Desde un alto




A través del bosque se vislumbraba el agua, honda, lejana, aunque el hombre la había acercado por medio de la presa y, allá al fondo, el sumergido pueblo, soñaba sus nostalgias y viejos recuerdos.
Sólo la torre de la iglesia asomaba curiosa y superviviente, como el labrado periscopio de un submarino de piedra.
Las orillas tenían tatuadas en su piel de arcilla los últimos meses de sequía y, en lo alto, el románico monasterio salmodiaba cantos de silencio.
El tiempo retrocedía y la paz sosegaba el alma...

lunes, marzo 13, 2006

 

Parecía

L

Parecía que la luz había cambiado y que el viento había movido la luna llena hacia el oeste.

No era cierto. La luz seguía cenicienta y la luna pendía apagada del norte del cielo.

Quería notar en su corazón las alegrías cálidas y suaves de un otoño en calma.

No era así. El tormentoso invierno aparecía de pronto como un alud de nieve devastador y frío.

Sus ojos veían las flores que anunciaban la primavera en las ramas de los árboles, pero su alma estaba ciega a esos candores y bellezas.

En su interior no crecía la vida. Allí sólo reinaba el viento del desierto...


sábado, marzo 04, 2006

 

La mar


Llevaba demasiado tiempo añorándola.
Hasta el silbido del tren se había desvanecido y no quedaban olores en la memoria.
Sólo quedaba la sorpresa de doblar una esquina y encontrarla furiosa y brava lamiendo la playa.
La mar. La verde y azulada mar que olía a infancia y a sueños.
La amada mar siempre joven y bella, siempre vieja y cansada, escondiendo la vida y guardando la muerte.

lunes, febrero 27, 2006

 

Adioses


Ha llegado la hora de los adioses.
Adiós a sueños y quimeras vanas.
Adiós a vientos y mareas que todo lo sacuden.
Adiós a esperanzas en tiempos mejores.
Sólo nos queda la rebeldía, el despertar a otra primavera, no se sabe dónde ni en que lugar, pero sí en algún momento del pasado.
El pasado que floreció en madreselvas enredadas en los muros, abriendo puertas a los cielos sin nubes ni dolor...
El pasado, viejo tiempo olvidado que nació de nuevo para componer un futuro mejor.

jueves, febrero 23, 2006

 

Tu nombre


Se rasga la niebla y entre castaños aparece tu nombre.
Viene danzando como un pájaro silvestre, saltando de rama en rama, buscando el lugar ideal para su nido y lo encuentra en el hueco profundo de mi vientre.
Lo construye con rayos de sol que florecen mis entrañas hasta engendrar felicidad.
Tu nombre, diferente, distinto, amado, soñado y para siempre querido...

viernes, febrero 17, 2006

 

Recuerdos


Se asomó a la ventana y gritó mi nombre.
Aquel nombre antiguo, heredado de su madre.
Partimos, agarrados de la mano, y recorrimos las viejas piedras parándonos en cada arco.
Desde aquí, en la lejanía, nubes y montañas. Desde allí, magnolios, cercanos, esplendorosos, reídores, mostrando sonrisas blancas.
En sus ojos, amor y esperanza, en los míos, sueños, juventud y añoranza.

miércoles, febrero 15, 2006

 

A través de la niebla del tiempo los sentimientos crean raices misteriosas que se expanden como la hiedra en busca del sol

This page is powered by Blogger. Isn't yours?